El Cuerpo y el movimiento como Área de estudio y Análisis dentro del método DMI

Cuerpo y movimiento en la Educación

Para ponernos en antecedentes, nos remontamos al concepto de cuerpo y movimiento en la educación.

Es así que podemos encontrar estudios acerca del cuerpo y el movimiento  en la educación física, la medicina, la fisioterapia, la psicomotricidad,  y las artes en general; como por ejemplo, la danza.

Esto, nos da una pauta de que tanto cuerpo como movimiento, están  íntimamente relacionados, y a su vez,  forman parte de un contexto y espacio a través del tiempo.

Desde nuestra mirada práctica, integradora y más bien experimental; buscamos acercarnos mediante nuestro propio movimiento corporal al conocimiento, en el presente, de nuestro estado emocional, físico y por consiguiente mental.

Para ello, evidentemente recurrimos a la expresión corporal y nos ayudamos de la música para explorarnos.

Dentro del área musical, la que nos compete, encontramos que el ritmo, es el elemento de la música que más “positivamente” afecta al  cuerpo. Siendo el movimiento libre o pautado, a través de secuencias, el que nos provee de calidad, bienestar y autoconocimiento.

Es por esto que el cuerpo y el movimiento son utilizados como medios de expresión musical tanto individual, como grupal.

De allí que tanto cuerpo, como movimiento se introducen en la educación desde la temprana edad, siendo muy importante para el desarrollo motor de los niños, es su etapa infantil.

Vuelven los intensivos presenciales

Método DMI: Intensivo de verano
[del 01 al 07 de agosto 2022] Barcelona.

Entonces: ¿Para qué sirve la expresión corporal?

Si bien, la expresión corporal es una actividad que comúnmente es utilizada por artistas, bailarines, mimos y forma parte de su entrenamiento para aprender a movilizar sus cuerpos y expresar con ellos diferentes emociones, sensaciones y estados de ánimo; nosotros tomamos sus enseñanzas, para poder ampliar las capacidades de todos los seres humanos, ya que consideramos que absolutamente todas las personas; tenemos un potencial que en muchas ocasiones está oculto, dormido o tapado por creencias e ideas no siempre concordantes con la realidad.

Por lo tanto, para nosotros, dentro de la formación de dinamizadores musicales integrativos, hacemos mucho trabajo corporal intenso, ya que entendemos al cuerpo y al movimiento, como un medio de comunicación y expresión en sí mismo. 

¿Qué buscamos en nuestro trabajo y análisis de cuerpo y movimiento?.

En las dinámicas musicales corporales que proponemos y creamos junto a nuestros alumnos, buscamos constantemente la toma de conciencia del momento presente que está atravesando la persona que se forma.

Es increíble, pero muchos de nosotros, por más que conocemos la teoría y los conceptos, solo los tenemos y elaboramos en la mente, sin ningún tipo de contraste o vivencia personal. Y esto es lo que se transmite en la educación, en las escuelas y universidades. Puros conceptos.

Sin embargo, ya está más que comprobado que el verdadero aprendizaje queda cuando llegamos al corazón, y comprendemos y nos movemos desde allí. 

En todas las dinámicas corporales que proponemos, invitamos a los alumnos a desarrollar ejercicios de improvisación que inviten a comunicar corporalmente sus propias ideas y emociones, incorporando elementos básicos del espacio, tiempo y ritmo (pulso, compás, acento o ritmo).

¿Por qué nos centramos en la improvisación?

Porque estamos muy acomodados. Tenemos por naturaleza a querer todo resuelto. Que venga alguien y nos diga que hacer, que nos den la pastilla de turno para no sentir el dolor, que nos resuelvan la vida, para poder echar la culpa a otros, si esto no ocurre.

Lamentablemente, esta no es nuestra mirada, ni manera de trabajar. En los años que llevo como docente, facilitadora y creadora de espacios saludables por medio del arte, muy pocas veces he encontrado personas flexibles y abiertas a co-crear y transformar en el momento presente.

Es decir, allí mismo, en el momento que vienen y suceden las cosas. la utilización de herramientas artísticas, nos facilita el aprendizaje, nos invita a la reflexión y también al movimiento que provoca cambios importantes en la vida de la persona.

Es por eso, que nos centramos en el alumno y sus necesidades, y no en darle recetas o tutoriales para reproducir.

Si podemos sugerir, mostrar vías, dar ideas, pero la responsabilidad y el compromiso de crear su propio sistema de trabajo, es del alumno.

La mirada terapéutica

Todas las experiencias que tenemos en el día a día impactan directamente en nuestro cuerpo, porque es el recipiente que nos contiene y nos sostiene.

Tomar conciencia de nuestro cuerpo y de qué nos está diciendo, es una ventaja importante a la hora de cambiar ciertas costumbres o creencias del pasado, que con el correr de los años se han petrificado, produciendo malestar, y en muchos casos se han convertido en una enfermedad.

El Método DMI, Dinámica Musical Integrativa, utiliza el cuerpo en todos sus encuentros ya que desde el movimiento, por minúsculo que sea, estamos comunicando algo, que en muchas ocasiones, ni siquiera reconocemos.

"Comprendernos desde el cuerpo nos abre puertas a otros mundos, a explorarnos y explorar a otros.”

El trabajo con el cuerpo nos conecta con el propio ritmo interno, que todos tenemos y que nos une con la vida, impulsándonos a la acción, al hacer y al ser.

En el proceso de aprendizaje del DMI, el futuro Dinamizador Musical Integrativo, trabajará primero con su propio cuerpo, conociendo sus virtudes y aceptando sus limitaciones.

De este modo, podrá trasladar ese conocimiento, al servicio de la dinamización corporal de otros.

En el Método DMI, abordamos el cuerpo y el movimiento desde estas disciplinas:

Cuerpo, movimiento y danza

Nos acercamos a explorar el movimiento desde un espacio no-verbal seguro y muy cuidado, mediante la danza. Creamos bailes, desarrollamos coreografías que nacen desde diferentes disparadores, para estimular la creatividad y la inventiva.

Cuerpo y movimiento en el teatro

Trabajamos el cuerpo y el movimiento desde diferentes roles y personales, que obviamente nacen de la vida real, y luego el actor (el alumno), le imprime su propio sello.

 Esto es algo verdaderamente interesante, ya que nos permite salir de nuestro personaje diario, para explorar otros. Y en esa exploración radica el autoconocimiento, la autorregulación del organismo y la ampliación de las posibles realidades del individuo.

"He visto cambios muy profundos en personas que quedan impactadas tanto por sus propias representaciones, como con las de otros compañeros, llegando así, a tomas de conciencia, que les han hecho cambiar de forma radical sus formas de pensar y estar en la vida.

El Cuerpo y el movimiento  en el dibujo o la imagen

Trabajamos coloreando, dibujando, pintando, con diversos materiales el cuerpo y el movimiento. Así plasmamos el momento presente de forma única e irrepetible. Nos deja un recuerdo inmemorable mediante una imagen que contiene absolutamente toda nuestra vivencia.

El Cuerpo y el movimiento  en la Escritura

Mediante un proceso de coaching por escrito, nos adentramos al mundo de las letras para acentuar nuestro presente y crear así un capítulo más de nuestra historia.

Profundizamos en el mundo de la metáfora, la redacción y la exclamación, no con la intención de ser artistas, como un producto, sino con la intención de sacar al artista que llevamos y ponerlo al servicio de la creatividad y la salud mental.

El Cuerpo y el movimiento en la Música

Sin duda, la música está íntimamente ligada al movimiento, a la expresión corporal y emocional. Desde todos sus ámbitos de actuación, el cuerpo, el movimiento y la expresión emocional, son materia fundamental para intérpretes, educadores y musicoterapeutas. 

La diferencia radica en la intención u objetivos que cada profesional, desde su área, se plantea. 

De hecho, uno de los primeros estudiosos del movimiento, fue el pedagogo y músico Jaques-Dalcroze, quien estaba muy interesado en estudiar el aspecto psicomotriz del ser humano.

Si te interesa profundizar sobre la Rítmica Dalcroze, te sugiero la lectura del siguiente artículo; el cual amplía un poco más sobre el método Dalcroze y además, te sugiere libros que contienen más información y ejercicios para desarrollar.

El dinamizador musical integrativo después de este entrenamiento, será capaz de:

  • Leer de manera personal y fluida su propio cuerpo, movimiento y por consiguiente aprenderá a modificar sus pensamientos y estados anímicos.
  • Será capaz de observar sin juicios el movimiento de los otros.Tendrá más soltura y seguridad a la hora de improvisar con su propio cuerpo.
  • Sabrá crear actividades de cuerpo y movimiento para niños y niñas, adaptándose a la energía infantil, sin interrumpir la propia creación del niño/a.
  • Podrá ofrecer una guía acerca de cuerpo y movimiento para padres y madres.

Por último y como Conclusión:

Recordar que el cuerpo necesita movimiento para estar sano. Un cuerpo sin movimiento se atrofia, muere lentamente. Sufre grandes deterioros, tal y como lo sufre cualquier ser humano si es abandonado.

Y no estamos hablando de enfermedades que por desgracia afectan al movimiento y al cuerpo. Estamos hablando de un estilo de vida sedentario, lleno de excesos de cualquier tipo, en sus consumos.

La Música, el entrenamiento y la comunidad de personas afines  que quieren cambiar de hábitos, nos ayudan a acelerar nuestros procesos de cambio y movimiento hacia una salud más integral y descentralizada de  la mirada netamente física.

El que no respira profundamente reduce la vida de su cuerpo.

El que no se mueve con libertad restringe la vida de su cuerpo.

El que no siente plenamente limita la vida de su cuerpo.

Y si está reprimida u obstaculizada la expresión de uno mismo, queda disminuida la vida de su envoltura corporal.”



VUELVEN LOS INTENSIVOS PRESENCIALES

Método DMI: Intensivo de verano
[del 01 al 07 de agosto 2022] Barcelona.

otras vias de contacto!

  • Online
  • gestion@altraforma.org
  • +34678156237